Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte.11

MÉTODO DE PROFUNDIZACIÓN HIPNÓTICA DE LA SORDERA.

 

Para dar a la persona hipnotizada la impresión de que ella no entiende más, se utiliza una fórmula muy simple:

 

Usted entiende menos y menos... Los oídos le parecen obstruidos... Usted entiende menos y menos... Sus oídos están más y más obstruidos... Sus oídos están como obstruidos... Los sonidos los percibe mal, muy mal... Los ruidos son lejanos... débiles, imperceptibles... Usted estará sordo, completamente sordo... Usted no entenderá más nada... Usted no percibirá ningún sonido... Ningún ruido... Usted no entenderá más hasta que yo ponga mi mano en su frente... Ahora yo contaré: Uno... Dos... Tres...

 

Al igual que con el método de la letargia, Usted puede producir la ilusión de un silencio total, una ilusión que se disipe desde el momento en que el hipnotizador coloque su mano sobre la cabeza de la persona hipnotizada.

 

MÉTODO DE PROFUNDIZACIÓN HIPNÓTICA DE LA RISA.

 

Para provocar la risa de una persona hipnotizada, riendo uno mismo llegado el momento, el hipnotizador tiene la tarea de evocar una imagen cómica cualquiera, como por ejemplo ésta:

 

... Imagínese en una comida de bodas, la joven esposa porta un vestido blanco espléndido, con el cual ella está muy bella... un sirviente llega, con el jefe de la obra de la pastelería, una magnifica pieza montada... El pasa detrás de la joven esposa y... !Paf! todo cae sobre ella completamente... La crema Chantillí se desparrama sobre la cara y el bello vestido de la joven novia... La insistente explosión de risa... Usted ve a la joven esposa convertida en crema y Usted también ríe... Usted ríe... Usted ríe...

 

PASOS DE LA HIPNOSIS.

 

EL AGOTAMIENTO PALPEBRAL.

 

El agotamiento de los párpados es el primer objetivo que debe plantearse el profesional que comienza en el entrenamiento hipnótico. Está comprobado que cuando existe agotamiento de los músculos elevadores de los párpados, prácticamente es imposible abrir los ojos. Es decir, que si utilizamos un recurso que provoque físicamente agotamiento de estos músculos, estamos formando de por sí la aparición de una respuesta forzada que actúe independientemente de la voluntad del sujeto, a lo que se va a unir la sugestión verbal para reforzarla.

 

Una forma fácil para agotar los músculos elevadores de los párpados es el método del pestañeo sincronizado; o sea, que se cierren y se abran los ojos constantemente. También la fijación de la mirada en un punto luminoso o sobre un punto fijo, provoca este agotamiento (método de Braid), el cual es el método que más hemos utilizado con buenos resultados. Es posible utilizar la combinación de ambos métodos, que para muchos es la forma de obtener una mayor efectividad.

El punto luminoso debe estar situado de forma tal que obligue al sujeto a mirar ligeramente hacia arriba, por lo que recomendamos ponerlo a una altura superior a la de la frente.

 

Este método tiene efecto hipnógeno a causa de que los núcleos oculomotores están situados en la proximidad inmediata del centro del sueño, de modo que se puede suponer que existe una relación asociativa entre el centro del sueño y el núcleo oculomotor. Los globos oculares, dispuestos para el sueño, se hallan girados hacia arriba, posición que se consigue igualmente contrayendo los músculos recto superior y oblicuo inferior del ojo, pudiéndose estimular así el centro del sueño por la mencionada asociación.

 

Antes de comenzar con el procedimiento de inducción hipnótica, es necesario que el sujeto se encuentre totalmente relajado. Esto se logra mediante un buen rapport y explicando lo positivo de la hipnosis, con vistas a eliminar las posibles concepciones negativas que se tengan de ésta.

 

El ejercicio comienza con la siguiente indicación: Fíjese bien... Yo iré contando números consecutivos y usted, cada vez que escuche un número, debe cerrar y abrir los ojos suavemente, sin apretar los párpados. Aquí el hipnotizador puede hacer el ejercicio a modo de ejemplo para que el sujeto lo observe.

 

Las sugestiones deben ser dadas con el mismo tono de voz y a intervalos de dos o tres segundos unas de otras; por eso las separamos por puntos suspensivos en la transcripción.

 

Su cuerpo manténgalo relajado. Abandonado... flojo... sin contracciones musculares... Acuérdese cuando yo comience a contar, usted debe cerrar y abrir los ojos de manera suave... sin apretarlos fuertemente...

 

Está bien, comenzaremos... uno... cierre y abra los ojos... Dos…cierre y abra los ojos... Tres... cuatro... su cuerpo relajado...cinco... Completamente relajado...

 

Se continúa contando, y cada dos o tres números se le da una sugestión de cansancio, o pesadez.

Cuando se observe cierto agotamiento en el sujeto, como si los párpados le pesaran, se pasa a la siguiente sugestión. Esto ocurre en sujetos muy sugestionables entre el intervalo del 20 al 30% aproximadamente, y en los menos sugestionables entre el 40 y el 50%.

 

Sus párpados... Los comienza a sentir muy cansados... Pesados...agotados... Muy cansados (esto debe ir acompañado de los números correspondientes)... no se preocupe... Está cooperando muy bien...

 

Esta última expresión reafirma positivamente la actitud del sujeto y lo estimula, a la vez que le resta preocupación; Como planteamos anteriormente, este ejercicio proporciona al sujeto fatiga muscular y cansancio visual.

 

La asociación del ejercicio con las sugestiones establece un sistema de conexiones nerviosas temporales en la corteza, entre los puntos de excitación creados por el pestañeo y la palabra del hipnotizador, formando un reflejo condicionado que es nuestro principal objetivo.

 

Cuando se haya llegado a un número en que el sujeto muestre cansancio, se le indica que continúe solo a partir de ahí, abriendo y cerrando los ojos, y se continúa con sugestiones.

 

Sus párpados... están cansados... fatigados... agotados... muy bien... no tenga miedo... muy pesados... no tenga miedo... su visión se comienza a poner turbia... Eso es natural... Es lo que esperamos que suceda... No se preocupe... Sus párpados están cada vez más pesados. Su vista se hace cada vez más turbia... Ya casi no puede abrirlos... cuando no pueda abrirlos déjelos cerrados... no haga fuerza para abrirlos.

 

Una vez que se observa que el sujeto es prácticamente incapaz de abrir los ojos, se le debe sugerir: Déjelos cerrados... es imposible separar... Imposible separar... su cuerpo está relajado... no tenga miedo... Están pegados... Completamente pegados…. Imposible separar. Imposible separar... Intente y verá que no puede... Imposible separar... Imposible separar.....Cuando se logre que el sujeto no pueda elevar voluntariamente sus párpados, se ha llegado al objetivo fundamental de esta etapa: provocar fenómenos oculares primarios, como son el agotamiento palpebral y la turbación de la visión.

 

En un sujeto de sugestionabilidad media, cuando se ha llegado aproximadamente al número 35 se comienzan a observar movimientos dificultosos de los párpados, dando la impresión de que no se podrán abrir más por las vibraciones que se observan en los mismos al intentar separarlos.

 

El criterio para determinar en qué momento se va a producir una caída espontánea de los párpados o si es necesario sugerirla lo da la práctica. Pero, generalmente, aunque no se tenga práctica, uno suele darse cuenta de lo que va a suceder.


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924