Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte.5

Si se observa que los dedos del sujeto se dejan de acercar; el hipnotizador los aproxima y los junta con sus manos.

 

Haga una inspiración profunda, usted se duerme con sueño tranquilo y profundo, profundo e intenso, duerma, duerma tranquila y profundamente tranquila y profundamente.

 

Este método ofrece resultados positivos con sujetos que tienen un alto grado de sugestionabilidad.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DE CHOQUE.

 

Este método emplea la posición de pie. Se sitúa al paciente de espaldas a un sillón o diván. El hipnotizador se debe colocar al costado derecho del sujeto e indicarle: Usted debe mantenerse de pie, derecho, con los talones unidos, no flexione su cuerpo. Cierre los ojos.

 

Se 'le coloca la mano derecha nuestra sobre la frente y la izquierda en el occipucio, de modo que flexione ligeramente la cabeza hacia atrás, y se le sugiere: su cuerpo se balancea libremente.

Una vez impartida esta orden, se comienza a aplicar fuerza a la cabeza del sujeto para producir un movimiento oscilatorio. Esto se hace para aprovechar las estimulaciones que provocan los analizadores vestibulares y que producen cierto mareo en el sujeto.

 

El método de choque se relaciona con la prueba de susceptibilidad hipnótica de oscilación lateral.

 

Usted siente cada vez más, cada vez más, que se va mareando, no tenga miedo, yo lo aguanto, yo lo sostengo.

 

Se va ampliando cada vez más el diámetro del balanceo; es ahora cuando con un movimiento preciso se proyecta al sujeto hacia el diván que se encuentra detrás de su espalda y con una orden sugestiva en tono imperativo se le dice: duerma, duerma cada vez más profundamente.

 

Algunos autores recomiendan este método para inducir la hipnosis en sujetos histéricos. En las investigaciones que hemos realizado con este método hemos obtenido resultados muy desfavorables con porcentajes muy bajos de efectividad.

 

No recomendamos su práctica para el que comienza con la aplicación de las técnicas hipnóticas.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICO FRACCIONADO.

 

Se comienza con indicaciones de relajamiento, cansancio y agotamiento, principalmente en las extremidades. Esto se realiza con los ojos cerrados. Con posterioridad se le indica al sujeto que abra los ojos y relate todo lo que ha sentido.

 

Una vez que se analizan las sensaciones del sujeto, se comienza de nuevo en la misma forma, pero ahora indicándole sugestiones verbales de sueño, cada vez con la sugerencia de caer en trance más rápidamente.

 

Se repite el ejercicio una y otra vez, avanzando progresivamente en el proceso de inducción hipnótica. Entre un despertamiento y otro deben transcurrir como mínimo 15 minutos.

 

La finalidad de estas semihipnosis repetidas es establecer, por medio de la repetición, reflejos condicionados que familiaricen al sujeto con el proceso de inducción hipnótica y profundizar en sus vivencias psicofísicas por sugerencias posthipnóticas.

 

Este método nos permite a veces obtener rápidamente la profundidad hipnótica deseada, sobre todo en aquellos sujetos que tienen mucho miedo de quedar profundamente dormidos y no despertar después. El método fraccionado le ofrece cierta seguridad al paciente y elimina la preocupación del despertar.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN DE HIPNOSIS IDEOMOTORA.

 

Este método ha sido utilizado por Erickson. Consiste en trabajar al sujeto con los ojos cerrados y piense que se está poniendo liviana; al mismo tiempo se le dice que comenzará a elevarse la mano poco a poco.

 

Cuando se observe el fenómeno de levitación, basado en la autosugestión, se le indica en ese momento (se le ordena) que duerma profundamente.

Por lo general se obtienen buenos resultados con este método en sujetos muy imaginativos y susceptibles a la sugestión.

 

MÉTODOS DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA UTILIZADOS EN NIÑOS.

 

El resultado que se alcanza con la utilización de la hipnosis en los niños es variable aunque algunos investigadores manifiestan que es satisfactorio.

 

Es necesario tener en cuenta la edad para aplicar un método determinado. Uno de los aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta para el éxito es el establecimiento de un buen rapport con el sujeto. Se deben utilizar palabras de halago para el niño y decirle que se le enseñará una prueba que solo la pueden realizar los niños que tengan la inteligencia y demás virtudes de él.

 

El lenguaje utilizado tiene que ser sencillo y se deben evitar las palabras que no sean comprendidas por el niño por no estar al nivel de sus conocimientos.

 

Las palabras que se empleen deben corresponder al mundo de las representaciones del niño, las cuales dependen de su estado afectivo y sus características individuales.

 

Analizando la literatura sobre la utilización de la hipnosis en niños, comprobamos que existe discrepancia de criterios. Algunos autores consideran que los niños son fácilmente hipnotizables y señalan cómo algunos niños, con inhibición de sus tendencias agresivas, sienten una verdadera necesidad de entrar espontáneamente en estado hipnótico para provocar así una abreacción. Otros, por el contrario, hacen énfasis en que a pesar de que son sugestionables, no son más fáciles de hipnotizar que los adultos, sino que a veces ocurre lo contrario.

 

Coincidimos con esta última posición. Es necesario tener amplia experiencia y mucha paciencia para trabajar con niños y no utilizar métodos de fascinación, sino de estimulaciones que provoquen agotamiento y cansancio o métodos que aprovechen la fantasía propia de la edad del niño.

 

MÉTODOS DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA PARA NIÑOS DE 3 A 7 AÑOS.

 

Como es lógico suponer, a esta edad no existe aún un adecuado desarrollo de los procesos de análisis-síntesis del pensamiento. Existe predominio del primer sistema de señales, lo que nos obliga a utilizar métodos que trabajen principalmente sobre dicho sistema; para esto se emplean estímulos monótonos que produzcan agotamiento; como el balanceo de un sillón, o canciones infantiles que indiquen sueño.

 

Se pueden utilizar grabaciones que tengan canciones monótonas (ver los métodos basados en los estímulos acústicos, explicados anteriormente y que sugieran sueño).

 

En términos generales se obtienen buenos resultados, aunque la hipnosis es superficial y no es usual producir amnesia. En esta edad no es necesaria una gran profundidad en el sueño hipnótico para conseguir los resultados que perseguimos.

 

MÉTODOS DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA PARA NIÑOS DE 8 A 12 AÑOS.

 

En esta edad ya el niño es capaz de asimilar técnicas hipnóticas que lo lleven a un mayor grado de profundidad.


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924