Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Octava parte.7

MÉTODOS DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DE FIJACIÓN DE LA MIRADA.

 

Son todos aquellos en que indicamos a un sujeto que se fije en cualquier cosa exterior, que puede ser fija, o en movimiento. Puede tratarse de un foco de luz, un péndulo oscilante, un disco hipnoidal. Antes o después –incluso sin sugestiones por parte del hipnólogo- se irá produciendo un cansancio ocular que nos irá adormeciendo. Si introducimos sugestiones serán de este tipo: “Conforme miras este objeto, tus ojos van sintiendo un ligero cansancio que cada vez se hace más intenso. Poco a poco los párpados se vuelven más pesados y es como si quisieras cerrar los ojos porque quieres dormir o descansar...”

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DE LA CATALEPSIA.

 

Pedimos al sujeto que una con fuerza sus piernas y que apriete los brazos estirados hacia el cuerpo, que ponga rígidos todos los músculos de su cuerpo, que apriete el abdomen y en definitiva, que se imagine que una especie de tabla o estatua de bronce. Acto seguido la imprimiremos un ligero balanceo para que note su rigidez. Una vez conseguida la rigidez total, podemos con ayuda de otras personas, tumbarle en el suelo, en un diván o camilla. Inmediatamente le indicaremos que se encuentra muy concentrado y que dormirá o entrará en un estado profundo y especial a nuestra indicación. Podemos dar un pequeño chasquido con los dedos o tocarle ligeramente la frente con los dedos al mismo tiempo que decimos: ¡duerme! o ¡Ya está... estas en un estado profundo y especial! A partir de ahí, usamos sugestiones para profundizar.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DE LA RIGIDEZ DEL BRAZO.

 

La persona está sentada... le estiramos el brazo y lo colocamos a la altura del hombro.

Le sugerimos que se encuentra bien y que su brazo cada vez está más rígido. Le hacemos sentir con ligeras presiones sobre la mano dicha rigidez para que se retroalimente en la sugestión... una vez conseguido le indicamos que el brazo comenzará a pesar, que se ha transformado en plomo...” el brazo en tan pesado que su peso se hace insostenible e irá cayendo. Conforme el brazo va bajando, notarás como un sueño agradable e intenso te va invadiendo... cuando el brazo se desplome por completo, dormirás. Si la sugestión surte efecto, el sujeto irá bajando el brazo hasta soltarlo por completo; en este momento daremos la orden ¡duerme!

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DE LA EXPECTACIÓN.

 

Especialmente cuando se hace hipnosis de espectáculo, este método es útil. Supongamos un aforo donde se espera al hipnotizador con expectación... por tanto ya existe un ambiente lo suficientemente sugestivo para inducir con facilidad a cualquier asistente. El hipnotizador deberá hablar con cierto misterio y persuasión. Al acercarse a cualquier espectador que ponga reparos a su proximidad ante el temor de ser hipnotizado, a un solo toque u orden del inductor, entrará con facilidad en hipnosis.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DEL “ENGAÑO”.

 

Especialmente para usarlo con sujetos difíciles. Pondremos a una persona ante nosotros indicándole que le vamos a hipnotizar (le habremos comentado previamente que en realidad no será a ella a quien induciremos, sino que simplemente debe fingir que está durmiendo); a su lado pondremos a otra –a la que realmente queremos inducir- y le explicaremos que su misión es observar con todo el detalle y atención que pueda cómo se duerme la otra persona. Preferiblemente podremos a uno frente a otro y el inductor se sitúa en medio. Bien... llegado este punto a nuestro compinche le pasaremos un péndulo oscilando por delante de los ojos, por ejemplo y el comenzará a fingir su adormecimiento. Deberemos estar atentos a nuestra verdadera víctima, pues cuando su atención sea intensa, soltaremos de una el péndulo y de inmediato sin darle tiempo a reaccionar, situaremos nuestra mano delante de su frente o sus ojos cerrándoselos y diciéndole enérgicamente: ¡duerme!

 

Una puntualización a tener en cuenta es que muchas personas son reacias ante términos como “hipnosis” “hipnotismo” o “sueño” por el temor que estos suscitan de pérdida de la propia conciencia. En ese caso podemos sustituirlos por palabras o expresiones como “estado especial” “trance”, “ensueño” o “sopor”.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA DEL METRÓNOMO CON CONTEO.

 

Pida a la persona acostarse de espaldas, a su comodidad (de preferencia, la cama o el sofá deben estar blandos).

 

Accione el metrónomo (siempre 60 golpes por minutos), luego invite a la persona a escuchar cada golpe, con los ojos cerrados y pensando en el sueño.

 

Alrededor de 10 minutos después, retome la palabra y diga:

 

Continúe con los ojos cerrados y piense en el sueño, no piense en otra cosa... respire tranquilamente, regularmente, profundamente... Nada le altera... Nada lo turba... Nada le inquieta... Todo está en calma... todo está tranquilo alrededor de usted.

 

Usted no escucha más que los golpes del metrónomo... y mi voz, mi voz que le calma y le duerme... Usted escucha mi voz, mi voz, mi voz... Su respiración se vuelve más tranquila...Tranquila Más profunda como cuando usted duerme... A cada respiración, usted. está más calmada... Su respiración es tranquila y regular.

 

Su respiración es tranquila, le absorbe completamente... Pronto yo comenzaré a contar... y con cada cifra que yo pronuncie, con cada golpe del metrónomo, una somnolencia le invadirá... sus miembros se adormecen... Una pesadez agradable se apodera de su cuerpo... Su cuerpo... se relaja... Su cuerpo se pone pesado... pesado, como si se volviera de plomo...

 

Marque un tiempo de pasada, luego prosiga:

 

Yo cuento: uno, un calor agradable corre por sus venas... dos. Usted está en un estado de calma... Usted se relaja y se desinteresa de todo... Usted va a dormir... tres... Una ligera neblina le invade... La neblina aumenta ella se esparce... cuatro... Todo está negro alrededor de Usted.... Es la oscuridad... cinco... La somnolencia aumenta... seis... Alrededor de Usted., todo es aún más calmado... alrededor de Usted todo es aún más oscuro... Mi voz le calma... mi voz le duerme... siete... Usted se duerme profundamente... su corazón late regularmente... ocho... Es el marcador de arena... Nueve... Una somnolencia irresistible le toma... diez... Usted pierde conciencia... más y más profundo... Gracias a un sueño profundo, tranquilo, benéfico... Usted toma conciencia, más y más profunda... once... Ningún ruido le altera... Usted entiende únicamente mi voz y el golpe del metrónomo... doce... Duerma profundamente, más profundamente... trece... Duerma... Duerma... catorce... A cada palabra que yo pronuncie, a cada golpe del metrónomo, Usted. se duerme más profundo... todavía más profundo... quince... Usted va a dormir... nada podrá detenerle... Usted va a dormir bien... dieciséis... Usted duerme mejor y mejor.

 

La llamada bola hipnótica se trata, de hecho, de una bola de cristal exactamente como aquellas utilizadas en las sesiones adivinatorias (cristalomancia). Si Usted desea utilizarla para hipnotizar, es necesario llegar a sensibilizar por su intermedio a la persona que será hipnotizada y esto inmediatamente acelera la intervención.

 

MÉTODO DE INDUCCIÓN HIPNÓTICA A TRAVÉS DE LA SENSIBILIDAD A LA BOLA (TÉCNICA Nº 1)

 

Pida a la persona (que puede estar de pie, sentada o acostada) mantener las manos abiertas, la palma de la mano hacia arriba y concentrar la mirada en la bola que Usted tiene en la mano izquierda.

 

Diga:

 

Piense que sus manos se cerrarán. Y mirando esta bola, Usted va a sentir que sus manos se cierran... Pequeñas sacudidas van a agitar sus manos, anunciando que ellas no tardarán en cerrarse.

Sus manos se contraerán, sus manos se cerrarán... Ya está, los movimientos apenas perceptibles animan sus dedos...


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924