La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento medico y cientifico moderno. Capitulo 2. Siglo XII
Autor: Dr. Julio C. Potenziani Bigelli | Publicado:  21/05/2010 | La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento , Historia de la Medicina y la Enfermeria | |
La Universidad de Padua forjadora pensamiento medico y cientifico moderno. Capitulo 2. Siglo XII .11

GALILEO GALILEI (1564–1642)

Una de las figuras monumentales del saber humano, enseñó en la Universidad de Padua entre 1592 y 1610 y éstos dieciocho años dejarían una gran influencia en la metodología de la investigación, en las disciplinas científicas y en las ciencias naturales.

Considerado como el "Padre de la Astronomía Moderna", el "Padre de la Física Moderna" y el "Padre de la Ciencia".

Estableció en conjunto con Francis Bacon (1561-1626) el moderno método científico. Rompe con las ideas aristotélicas, hasta entonces en boga y esto lo enfrentaría con la Iglesia Católica Romana, ‘a pesar de que todos sus esfuerzos fueron para conciliar la Fe con la Razón’. Es considerado un estandarte de la libertad de pensamiento de la sociedad occidental. 

Universidad_Padua_Medicina/foto_francis_bacon  Universidad_Padua_Medicina/galileo_galilei_foto

Universidad_Padua_Medicina/galileo_galilei_inquisicion

La mayor gloria de la Universidad de Padua y entre los más grandes científicos del mundo moderno. Considerado una de las mentes más brillantes de todos los tiempos.

Físico, matemático, astrónomo y filósofo italiano. Uno de los que hizo posible el nacimiento del método científico.

Decía en una de sus frases famosas: ‘La filosofía está escrita en éste gran libro que está continuamente abierto a nuestros ojos (yo digo el universo), pero no se podrá entender a menos que antes se aprenda la lengua y se conozcan los caracteres en los cuales está escrito. Está escrito en lengua matemática y los caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas sin los cuales es imposible entender siquiera una palabra; sin estos es dar vueltas vanamente por un oscuro laberinto’.

Hizo contribuciones monumentales en Dinámica (principio de inercia, leyes de la caída de gravedad), en astronomía con el descubrimiento de la rotación de la Tierra, de las manchas solares, de las montañas de la Luna, de los satélites de Júpiter, las fases del planeta Venus, las estrellas que componen la vía láctea y la introducción del método científico.

Acusado de querer subvertir la filosofía natural aristotélica y las Sagradas Escrituras, fue condenado como herético por la Iglesia católica y obligado a abjurar de sus conceptos y creencias astronómicas el año 1633. Su apellido le viene dado por una rama de la familia desde el siglo XV, ya que en ése entonces Galileo Bonaiuti se había distinguido en la práctica de la medicina y por tal motivo se le dio el apellido Galilei que proviene de Galeno, asociado a médicos.

Se inscribió en Medicina en la Universidad de Pisa en 1581, pero su pasión por las matemáticas hizo que dos años después comenzara a estudiarla bajo la tutela de Ostilio Ricci. Volvió a Florencia donde profundizó en el estudio de la Mecánica y de la Hidráulica.

Quiso hacerse conocer por el mundo académico, motivo por lo cual daba lecciones y conferencias públicas. Entre 1585 y 1586 estuvo en Pisa y llegó a sus primeras conclusiones sobre el centro de gravedad de los sólidos con su escrito ‘Theoremata circa centrum gravitatis solidorum‘. Inventó un instrumento para la determinación hidrostática del peso específico de los cuerpos escribiendo ‘La bilancetta’ en 1644.

Invitado por la Academia Florentina, disertó sobre ‘Discusiones sobre el Infierno de Dante Alighieri’, ‘Lezioni circa la figura, sito e grandezza dell'Inferno di Dante’ y sobre Ludovico Ariosto y Torquato Tasso.

En 1589 se encarga de la Cátedra de Matemáticas de la Universidad de Pisa, con el apoyo del marqués Guidobaldo Del Monte. Ganaba un sueldo de 60 escudos que apenas le servían para vivir discretamente, pero aun axial produjo muchas ideas y creo muchos instrumentos. Estudió el movimiento pendular, por lo cual estableció las leyes del isocronismo en las oscilaciones. A sus veintisiete años muere su padre y se debe encargar de su madre y de tres de sus hermanos.

Buscando un trabajo más remunerativo en 1592 es nombrado Profesor de Matemáticas en la Universidad de Padua, ganando 180 florines al año. Se mantendrá por dieciocho años en Padua refiriendo después: ‘Fueron los mejores dieciocho años de toda mi vida’.

En 1593 inventa una máquina para subir el nivel del agua. Escribió ‘Brevi instruzioni all'arte militare’ y ‘Trattato di fortificazione’, ‘Le mecaniche’. Se casó en Padova teniendo tres hijos. En 1597 se dedicó al estudio y realización de instrumentos de medidas: el compás para uso geométrico y militar (1606). En 1609 perfecciona un telescopio construido en Holanda convirtiéndolo en instrumento científico.

Este año 2009 se cumplen 400 años de éste invento con una muestra de Galileo Galilei en la ciudad de Florencia.

Posteriormente hace observaciones astronómicas de la Luna el Sol y otros cuerpos celestes publicando en 1610 ‘Sidereus Nuncius’. Sus investigaciones tuvieron una respuesta favorable y fue nombrado matemático Primario vitalicio de la Universidad de Pisa y Filosofo Granducale. En 1610 observó Saturno.

Convocado a Roma en 1611 por el Colegio de Jesuitas de Roma presentó sus descubrimientos, incluyendo entre los presentes al futuro Papa Urbano VIII (Maffeo Barberini 1623-1644) y al cardenal Roberto Bellarmino, que lo honraron con una conferencia aceptando sus descubrimientos. Ese año entró a formar parte de la Academia dei Lincei.

En 1612 se produjo una controversia sobre la descripción de las manchas solares, ya que hubo varios astrónomos que casi al unísono publicaron sus descripciones. En 1614 determinó el peso del aire. Entre 1613 y 1615 comienza a escribir las ‘Cartas Copernicanas’ que suscitaron polémica, ya que Galileo pretendía incluso que se revisaran algunos pasajes de las antiguas escrituras por el descubrimiento del sistema copernicano.

Una de las frases más significativas del gran Galileo fue aquella que decía: ‘Grande me parece la ineptitud de aquellos que quisieran que Dios hubiese hecho el Universo mas proporcional a las pequeñas capacidades de sus discursos’.

En 1616 el Santo Oficio de la Inquisición expresó una condena por las teorías cosmológicas copernicanas, consideradas equivocadas y absurdas, prohibiendo que se las defendiera, pudiéndose hablar de ellas como hipótesis, pero no como algo cierto. La Iglesia colocó entre los libros prohibidos al ‘De revolutionibus orbium coelestium’ de Copérnico.


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924