La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento medico y cientifico moderno. Capitulo 2. Siglo XII
Autor: Dr. Julio C. Potenziani Bigelli | Publicado:  21/05/2010 | La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento , Historia de la Medicina y la Enfermeria | |
La Universidad de Padua, forjadora pensamiento medico y cientifico moderno. Capitulo 2. Siglo XII .1

La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento médico y científico moderno. Capítulo 2. Siglo XII.

Hechos y personajes que le dieron brillantez a la universidad de Padua. Siglo XII

Giovanni Battista Da Monte o Del Monte o Johannes Baptista Montanus o Joan Baptista Montani
Giovanni Battista Morgagni, o Giovan Battista Morgagni o Giambattista Morgagni
Andrea Vesalio, Andrés Vesalio, Andreas Van Wessel
Gabriele Falloppio o Falloppia o Fallopius
Girolamo Fabrizi D´Acquapendente, o Girolamo Fabrizio D'acquapendente Ó Hieronymus Fabricius
Nicolas Copernico, o Nicolaus Copernicus, o Nicolai Copernici, o Mikolaj Kopernik
William Harvey
Galileo Galilei
Baldo De Ubaldi
Bartolo De Sassoferrato, Bartolus De Saxoferrato
Giovanni D´Andrea, Giovanni D'andrea o Johannes Andreæ


Hechos y personajes que le dieron brillantez a la universidad de Padua

I. Nacimiento de la Medicina Clínica moderna por Giovanni Battista Da Monte enseñando la clínica médica al lado de la cama del enfermo, tal y como se enseña hoy en día. (16) 

Universidad_Padua_Medicina/giovanni_da_monte

GIOVANNI BATTISTA DA MONTE o DEL MONTE o JOHANNES BAPTISTA MONTANUS o JOAN BAPTISTA MONTANI (1498-1551).

Médico y Filósofo, tradujo al latín la obra médica de Aezio y escribió numerosas obras y comentarios de los escritos de Hipócrates, Galeno y Avicena, publicados después de su muerte por sus discípulos. Considerado el fundador de la clínica médica.

Ejerció en Padua, revolucionando la enseñanza de la medicina, haciendo que sus discípulos comenzaran a disertar de sus pacientes no a partir de un texto médico, como era lo usual, sino a partir del propio enfermo, dando lecciones al lado de la cama de los enfermos.

Fue una de las grandes figuras médicas renacentistas italianas que dio comienzo a la enseñanza clínica hospitalaria, enseñando en la Universidad de Padua durante 11 años aproximadamente de 1540 hasta el año de su muerte en 1551.

En el libro ‘Medicina y los cinco sentidos’ de Bynum (16) en su capítulo tres denominado ‘Lo manifiesto y lo oculto en la clínica renacentista’, refería que Da Monte hacia lo que hoy en día denominamos lecturas clínicas, es decir discusiones sistemáticas al lado del paciente, con propósitos eminentemente docentes.

Los estudiantes de Da Monte mantenían las transcripciones de éstas sesiones, las cuales fueron posteriormente publicadas en el siglo XVI junto con el análisis de las consultas de sus pacientes privados. La idea de que el médico desarrollara y ejercitara sus cinco sentidos en el examen físico del paciente se hizo fundamental en su método.

Buscaba lo ‘aparente’ y lo ‘no aparente’ a través de agudizar los cinco sentidos, tal y como hoy en día se enseña la medicina interna al lado del paciente.

Otra de sus reglas era ‘vamos a tratar éste pobre hombre como si el fuera alguien que demanda toda nuestra atención’. (16)

Una de sus recomendaciones era observar cuidadosamente al paciente antes de examinarlo. Decía: ‘Debemos curar a éste paciente y por lo tanto debemos remover cualquier cosa que esté en contra de su propia naturaleza’.

Cuando Da Monte se refiere a ‘naturaleza’ o ‘verdadera esencia de la enfermedad’, lo entiende como un defecto específico (vitium) o referido al afecto (affectio) o a una lesión (laesio) de algún órgano interno.

Puntualiza otras dos cosas que deberán determinarse: ¿Cuál es la disposición natural del paciente y cuál es la disposición del aire que lo rodea?, dos de los dogmas galénicos (Methodus medendi), ‘para considerar la terapia de un paciente uno debería tomar en cuenta no sólo la enfermedad pero también las circunstancias del individuo, su temperamento, y el aire que lo circunda’.

Sin duda alguna la claridad y la búsqueda de la verdad en sus pacientes se adelantaría siglos al ´modus operandi´ que sería natural en médicos clínicos de los siglos sucesivos.

Abriría el camino a todas las grandes personalidades de la Medicina Interna que se sucederían en los siglos posteriores. 

Universidad_Padua_Medicina/atencion_casa_privada

Universidad_Padua_Medicina/atencion_cama_paciente

Da Monte refería, cito textualmente: ‘Cuando se está examinando al paciente, el médico debe preguntarle a él o a aquellos que lo atienden sus costumbres y hábitos, que oficio desempeña, si evitaba algo en su dieta en especial, por ejemplo vinos o quesos. Cuando sepas muchas cosas del paciente, las ordenas y construyes una simple descripción (historia médica). Es importante ser metódico. Examinar los signos vitales, pulso, temperatura, determinar las funciones ‘naturales’ o ‘nutritivas’, ‘ruidos intestinales o borborigmos (rugitus), indicativo de que el paciente no digiere bien, no pasa bien las heces, se debe palpar el abdomen. El examen de los excrementos y de la orina, se relaciona estrechamente con las funciones nutritivas y Da Monte recomendaba ser muy explicito con el vocabulario descriptivo.


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924