El índice del dólar se mantuvo por encima de 87 y rebotó fuertemente hacia sus máximos anteriores. El movimiento al alza es frágil y no me sorprenderá ver un rechazo en 88 y un retroceso por debajo de 87 hacia 86. El nivel 87.50 es un soporte importante a corto plazo que si se rompe, confirmará la reversión de la tendencia hacia 87 al menos.

El índice del dólar sigue dentro del canal descendente y por encima de la nube Ichimoku. No obstante, el retroceso no alcanzó 38% de retroceso y es la razón por la que doy más oportunidades de un retroceso que una continuación de la tendencia alcista. La ruptura por debajo del soporte a corto plazo de 87.50 me dará una seńal de venta con 87 como primer objetivo y 86.70 como segundo objetivo.

La formación bandera alcista sigue siendo válida y también nuestro objetivo a largo plazo de 91. Esto no quiere decir que no podamos ver un retroceso hacia incluso los niveles 85-84. Una tendencia a largo plazo es alcista siempre y cuando esté por encima de la nube Ichimoku en el gráfico diario. En los niveles actuales del precio, prefiero mantenerme neutral y esperar un retroceso.